top of page

NIÑOS RESILIENTES, Niños únicos


Cuando abordamos un vuelo; unas de las instrucciones que se nos dan es que “Si usted viaja con algún niño, colóquese la máscara de oxígeno sobre la boca y nariz ANTES de tratar de ayudar al niño”. Cada vez que escuchamos esto nos damos cuenta de que si no podemos respirar, no seremos capaces de ayudar a nuestros hijos.


NIÑOS RESILIENTES, Niños únicos.

Ser feliz depende de mí; de mi capacidad para ver las cosas que el dolor tapa o intenta tapar. No todo está mal. Todos los niños son especiales si tienen el espacio para poder expresarse. Serán diferentes en sus personalidades, gustos y afinidades, serán más o menos simpáticos, pero creo que, TODO niño tiene en sí la semilla de la resiliencia.

Es una semilla que se va germinando de a poco en la vida, desde los pequeños hechos que nos suceden hasta los grandes acontecimientos, en los que se deja entrever de qué somos capaces, aun cuando jamás lo hubiéramos creído posible.

Un suceso puede cambiarnos la vida, pero también puede transformarla. NADIE es igual a otra persona, y dos eventos de las mismas características no necesariamente generan el mismo resultado.

La empatía nos permite comprender los pensamientos y sentimientos del otro. El proceso va desde adentro hacia afuera para volver a nuestro interior.


"RESILIENCIA; capacidad del SER HUMANO para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y ser transformado positivamente por ellas." (Grotberg)


Recuerde; la información que emplean los niños para interpretar sus vidas la recibieron de sus padres, profesores y todas las personas que tienen una posición de influencia sobre sus vidas jóvenes.

La información básica en la que se apoyan los niños sobre cómo enfrentarse a las pérdidas es comunicada en una edad temprana, dicha información, tanto si es correcta como equivocada, tiende a convertirse en rasgos básicos que se repiten una y otra vez como respuesta a todas las pérdidas ulteriores.

Reacciones de los niños frente al dolor

Cuando a un niño le toca pasar por una situación difícil, su reacción ante el dolor puede ser diversa. El ambiente en el que el niño haya crecido, sin duda, marcará una diferencia en el modo de encarar la travesía.

Un niño que tiene un adulto que lo ama, que confía en él, que necesariamente tiene que ser el padre o la madre, podrá poner en marcha sus mejores recursos para enfrentar su dolor. Se pueden observar distintas modalidades de reacción frente al dolor:

  1. Enojo

  2. Ira

  3. Evasión

  4. Ansiedad

  5. Culpa

  6. Tristeza

  7. Miedo

  8. Conductas regresivas

  9. Conductas agresivas

  10. Retraimiento

  11. Inexpresividad

  12. Optimismo

  13. Tranquilidad


El entorno fomentará o no una actitud positiva o negativa, dependiendo de las propias herramientas de aquellos que acompañaran al niño. Si se trata de padres temerosos, muy probablemente transmitan ese miedo a los hijos.

El dolor nos da la oportunidad de aprender lo que no sería igual de otro modo. Podemos aprender en medio del dolor. Son momentos muy intensos en la vida. Es importante ante todo mantenerse tranquilo, ejercitar la respiración y poder comunicar al niño las acciones a seguir de una manera real y que también pueda ser consciente de su sentir.


Si en un momento dado considero prudente comentarle mi sentir, lo puedo hacer incluso las consecuencias que puede traer si no atendemos las recomendaciones del Sector Salud, pero con la convicción de que todo es pasajero y pronto pasará.



La Resiliencia; Rosette Poletti, Barbara Dobbs, Editorial Lumen México

Todos Somos resilientes; Valeria Schwalb, Editorial Paidós


Lic. Ramón Juárez Ferrer.

Master en Tanatología, Duelo y sentido de vida

M. programación Neurolingüística

bottom of page