top of page

Albóndigas de garbanzos y zanahoria

Son una opción ideal,pues son muy económicas, muy ricas, fáciles de hacer y se pueden llevar a cualquier parte para comer.

Los garbanzos son una excelente elección si queremos reemplazar la carne, ya que son una de las legumbres más completas en cuanto a nutrientes. Sobre todo, aportan un importante porcentaje de proteínas de alto valor.

Estas albóndigas de garbanzos y zanahorias pueden hornearse o freírse y añadirse a guisos, sopas o solas acompañadas de una buena ensalada verde o salsa de tomate casera. Quedan riquísimas.

INGREDIENTES

  • 500 gr de garbanzos

  • 2 zanahorias

  • ½ cebolla morada

  • 3 dientes de ajo

  • 1 cebolla de cambray

  • 100 gr de harina

  • 1 cucharada de perejil picado

  • ½ cucharadita de comino

  • ½ cucharadita de pimienta negra molida

  • Pan rallado

  • Sal

  • Aceite vegetal

PROCEDIMIENTO

Poner en remojo los garbanzos desde la noche anterior. Deben estar en agua al menos durante 12 horas.(en nuestra próxima publicación te compartiremos, porqué debemos remojar antes de cocinarlos)

Pasado ese tiempo, escurrirlos y colocarlos en una olla. Cubrir con abundante agua y una cucharada de sal.

Llevar a fuego moderado. Cocinar hasta que los garbanzos estén tiernos.

Retirar y escurrir.

Los garbanzos tienen que estar bien secos. Para ello, colocarlos en un papel de cocina y frotarlos durante un par de minutos.

Lavar y pelar las zanahorias. Rallarlas. Picar finamente las cebollas y los ajos.

Poner los garbanzos en un recipiente y aplastarlos con un tenedor para formar una pasta.

Añadir las zanahorias, el perejil, el ajo, las cebollas, el comino y la pimienta.

Añadir sal al gusto. Agregar la mitad de la harina.

Mezclar con la mano para que todos los ingredientes se unan. Si es necesario agregar más harina. Debe quedar una masa homogénea y manejable.

Con la mano húmeda tomar porciones de masa y formar bolitas del tamaño de tu agrado.

Pasar cada albóndiga primero por harina y luego por pan rallado.

Si no dispones de una freidora de aire, con una brochita o una servilleta las untas de aciete y dorar en algún sartén antiadherente, también puedes colocarlas en una charola para horno aceitada y hornear hasta que se doren.

bottom of page