top of page

La obesidad infantil y los problemas de salud

En este tiempo de confinamiento los padres enfrentan el reto de cuidar la salud de sus hijos.

Y uno de los problemas que más preocupan es el sedentarismo, que en muchos casos hace que los niños coman por aburrimiento generando así, hábitos de alimentación que pueden desencadenar en sobrepeso y obesidad.

Los niños y adolescentes obesos pueden sufrir efectos inmediatos en su salud y corren el riesgo de padecer de problemas relacionados con el peso en la edad adulta como:

• diabetes tipo 2.

•Altos niveles de colesterol.

• Hipertensión arterial, que puede provocar enfermedades cardio vasculares.

• Asma.

• Apnea del sueño.

• Discriminación social.

Para ayudar a tu hijo a mantener un peso saludable, es necesario lograr un equilibrio entre las calorías que ingiere con los alimentos y bebidas y las calorías que usa cuando realiza actividad física y en su proceso de crecimiento normal.

Una de las maneras de equilibrar calorías es comer alimentos que proporcionan una nutrición adecuada y una cantidad de calorías adecuada.

Los padres podemos ayudar a que los niños aprendan a ser conscientes de lo que comen adoptando hábitos de alimentación saludables, preparando versiones más saludables de sus platillos preferidos y reduciendo las tentaciones de alto contenido calórico.

Te compartimos algunos consejos para lograrlo:

• Ofrece una variedad de verduras, frutas y productos integrales.

• Incluye leche y productos lácteos bajos en grasa o descremados.

• Elije carnes magras, aves, pescado, lentejas y frijoles para ingerir proteínas.

• Sirve porciones de tamaño razonable.

• Anima a tu familia a beber mucha agua.

• Limita las bebidas endulzadas con azúcar.

• Limita el consumo de azúcar y grasas saturadas.

• ¡Retira de la vista las tentaciones que contienen muchas calorías!

Si bien se puede disfrutar de todo con moderación, reducir las tentaciones de alto contenido calórico ricas en grasa y azúcar o los snacks salados, también puede ayudar a que tus niños adopten hábitos de alimentación saludables.

¡Permite que tus niños los coman sólo de vez en cuando!

Estos son algunos ejemplos de snacks fáciles de preparar, con poca grasa y azúcar, y que tienen 100 calorías o menos:

• Una manzana mediana

• Un Plátano

• 1 taza de arándanos

• 1 taza de uvas

• 1 taza de zanahoria o jícama.

Otra forma de equilibrar calorías es realizar una cantidad apropiada de actividad física y evitar el sedentarismo en exceso. Además de ser divertido para los niños y adolescentes, la actividad física regular, tiene muchos beneficios para la salud, por ejemplo:

• Fortalecimiento de los huesos.

• Disminución de la presión arterial.

• Reducción del estrés y la ansiedad.

• Aumento de la autoestima.

• Ayuda para controlar el peso.

Se recomienda que los niños y los adolescentes hagan por lo menos 60 minutos de actividad física moderada casi todos los días. Recuerda que los niños imitan a los adultos, así que la mejor manera de motivarlos es que los padres agreguen una actividad física a su rutina diaria y animen a sus hijos a acompañarlos.

Algunos ejemplos de actividad física moderada son:

• Caminar a paso rápido.

• Correr.

• Saltar la cuerda.

• Jugar al fútbol.

• Natación.

• Bailar.


Reducir el sedentarismo además de fomentar la actividad física, ayuda a los niños a evitar el exceso de peso.

Limita el tiempo que tus hijos ven televisión, juegan vídeo juegos o navegan por internet.

Anima a tus niños a que busquen actividades divertidas para realizar en forma individual o con la familia.

コメント


bottom of page