top of page

REFRIGERIO ESCOLAR

Un niño bien alimentado crece sanamente, mientras que un niño mal alimentado manifiesta un lento crecimiento, bajo desarrollo y disminución en el aprendizaje. Es nuestra responsabilidad asegurarles una buena alimentación. Aquí le presentamos unas consideraciones para la preparación de refrigerios escolares.

¿Qué es el refrigerio?

Es una comida pequeña que se realiza entre una comida y otra. Tiene variados nombres. Por ejemplo, se les llama lonches en el norte de la república, o lunch en la zona centro del país.

¿Para qué sirve?

Sirve para que el niño complete la cantidad de alimentos que requiere su dieta diaria y obtenga la energía necesaria para correr, estudiar, jugar y realizar todas sus actividades. El refrigerio evita que pase largos periodos con el estómago vacío y sienta hambre. El hambre impide que se concentre en sus tareas escolares y disminuya su rendimiento y capacidad de aprendizaje. Además, los niños con hambre tienden a desarrollar menor actividad física y a ser más lentos en el trabajo que realizan.

Recomendaciones

• Elija alimentos que el niño disfrute: sabrosos, sencillos y saludables.

• Incluya alimentos energéticos como pan, tortilla o galletas, frutas o verduras, y si es posible algunos alimentos que aporten proteína como leche, yogur, queso, huevo o frijoles.

• Prepárelos con mucha higiene y recomiéndele al niño que se lave las manos antes de consumirlo.

• Deben ser adecuados a las condiciones climáticas (frescos en tiempo de calor y energéticos en tiempo de frío).

• Cuide que sean “seguros”, recuerde que muchas veces los niños toman sus alimentos sin la supervisión de maestros, o corriendo, por lo que es conveniente evitar productos que impliquen un mayor riesgo de asfixia por atragantamiento. Entre los más comunes que pueden presentar riesgos están los cacahuates, palomitas, uvas, aceitunas, zanahorias crudas en trozo, nueces y caramelos.

• Deben ser fáciles de transportar (que quepan en una lonchera convencional) y en recipientes adecuados.

 

Sugerencias

En zonas cálidas o temporada de calor

  • Fruta entera con cáscara lavada perfectamente como guayaba, manzana, ciruela, durazno, mandarina, pera o plátano

  • Fruta picada como papaya, mango, melón, piña o sandía

  • Empanadas o cuadritos de pasta de hojaldre rellenos de atún, queso, pollo o verduras

  • Quesadillas de papa o queso

  • Germen de alfalfa con limón y sal

  • Sándwiches fríos rellenos de pasta de huevo

  • Elote cocido y desgranado tipo esquite con limón

  • Aros de cebolla

  • Empanadas o pays de manzana o piña

  • Jícama o zanahoria rallada o en tiras con limón y sal

En zonas frías o época de invierno

  • Plátanos fritos (pueden untarse con un poquito de mermelada, crema o leche condensada)

  • Arroz con leche

  • Rollitos de jamón

  • Yogur con frutas

  • Fruta en almíbar

  • Papas fritas en casa (pueden ser tiras, ruedas o cortes hechos con moldes de galleta)

  • Palanquetas de cacahuate, avena o amaranto

  • Licuados de leche con frutas

  • Barritas de chocolate Sándwiches calientes

  • Tamalitos

Para cualquier época del año

  • Tortas o sándwiches de pollo, atún, jamón, huevo, frijoles o queso. (Con lechuga, jitomate y/o aguacate)

  • Croquetas de papa, pollo, atún o plátano macho

  • Cuernitos rellenos de jamón, queso, pollo o atún

  • Aguas de frutas naturales

  • Empanadas rellenas de fruta

  • Hojaldras rellenas de ensalada de pollo o atún, pollo con mole o jamón

  • Ensalada de pollo o atún con galletas saladas

  • Taquitos dorados Huevo cocido (duro)

  • Ate con queso

Referencia:

PROFECO. (2008, julio). Sobre los refrigerios escolares. Recuperado de https://www.profeco.gob.mx/encuesta/brujula/bruj_2008/refrigerios.pdf

Comments


bottom of page